Qué pasa cuando Singer Design, famosos por restaurar Porsches 911 “viejos”, y el equipo de Fórmula 1 Williams F1 colaboran en un nuevo proyecto? Posiblemente el Porsche 911 perfecto. Tomando como base un 911 964 de 1990, el equipo se dedicó a mejorar todo lo que podían, pero manteniendo la icónica estética del 911. El motor es una joya técnica como se podría esperar cuando tienes a ingenieros de un equipo de F1 encargados de desarrollarlo, el resultado 500 hp provenientes de sus 4.0L y 6 cilindros con la capacidad de llevarlo hasta 9,000 revoluciones por minuto, más que suficientes para impulsar a un auto que pesa menos que un Mazda Miata actual.
El interior es otra obra de arte minimalista, no hay nada que esté de más, pero nada que haga falta tampoco, cuero, fibra de carbono y metal exquisitamente acabado es lo que encontrarán sus afortunados conductores.
Solo 75 de estas máquinas serán construidas, conoce más en Singer