Todos sabemos que no debemos comer en el carro, pero no hay nada más difícil que no comerse por lo menos las papas fritas luego de pasar por tu auto-rápido favorito. Con DipClip, los días de comerse esas comidas chatarra sin salsa han pasado a la historia, ya que es un bien diseñado aparatito que se adhiere a las rendijas de aire acondicionado de tu carro donde puedes poner tu recipiente de salsa de tomate y demás condimentos al alcance de tu mano y sin preocuparte de regártela encima. El DipClip es compatible con los recipientes de las 5 cadenas más grandes de comida rápida y también trae su propio recipiente re-utilizable para cuando te dan los condimentos en pequeños sobres.
Por solo $15 puedes comprar un paquete de 2, con tal de que llegue a su meta en Kickstarter